Leer para cambiar de piel

by Lara Hermoso

La obsesión por contar nuestra vida no es un invento de Twitter ni de Facebook.

Libertad de información.

Así será la Sagrada Familia de Gaudí en 2026.

Las vidas rotas de Fukushima.

Joseph Mitchell: El fantasma de los pasillos del New Yorker.

Los hábitos diarios de tres filósofos: Nietzsche, Marx y Kant.

El plagio llega a las portadas de los libros.

Philip Roth sólo lee a dos escritores vivos, a su amigo Don DeLillo y a Salman Rushdie.

“Buenos días, ha ganado el Nobel”. Y Doris Lessing enterándose por la prensa de que había ganado el Nobel de Literatura.

Escribe Paloma Bravo en ‘La piel de Mica’: “También leía. Todo. Demasiado. Y no salía. Y no reía. Y ya tampoco follaba. Nada. Mucha nada. Era una nerd cuando no estaba de moda serlo. Una adolescente solitaria”.

*
Y una canción.

Advertisements